OMTAICHA Y LAS SIETE LUNAS – el gran otorongo
Miércoles junio 24th 2009, 19:35
Filed under: General

Mi profe me inspiró a hacer leyendas xP
Aquí les dejo una leyenda que inventé sobre la existencia del otorongo, la lupuna, la selva y la sierra.
(Principalmente del otorongo xP)

En el Perú, en la costa, vivía un joven hombre llamado Omteich con su esposa Kawaka y sus ocho hijos: Monilec, Faicé, Cángrega, Polakur, Morline, Shanmak, Pankarait y Filder.

Filder era muy servicial. Siempre ayudaba a su padre para las labores de la casa, ya que era el mayor.
Monilec, siendo la chica mayor, ayudaba a su madre a cuidar a sus hermanos menores, a preparar el desayuno, comida y almuerzo, y a lavar, planchar y tejer.

Para Kawaka, Monilec era su hija preferida, y para Omteich, Filder era su hijo preferido.

Todos los demás hermanos estaban celosos de que ellos no pudieran ayudar por algún defecto físico o psicológico y por eso los que son “perfectos” son los preferidos.

Polakur, siendo el más celoso, fue con los grandes Dioses y pidió convertirse él en uno.
Los Dioses le dijeron que sólo podría hacer eso si mataba a sus hermanos y a sus padres.
Claro… quien le respondía era el Dios Omtaicha, el más vil de los Dioses, la reencarnación de Satanás.

Polakur, en la noche, se metió al cuarto de sus hermanos y mató a uno por uno, pero cuando quedaban Filder, Monilec, y sus padres, no los pudo matar. Había una fuerza mayor que no lo dejaba poner su daga ya ensangrentada en la garganta de sus familiares.

Entonces, apareció Omtaicha y le dijo que los grandes Dioses habían bendecido a Kawaka, Filder, Omteich y Monilec, sabiendo que los demás tendrían celos y la ira los acecharía.

La única forma de volverlos humanos normales y matarlos, que era lo que Polakur quería para volverse Dios, era lograr vencer al Dios que le puso el hechizo.

Omtaicha cogió a Polakur en sus manos y lo llevó hasta el gran palacio real de los Dioses, donde investigaron, haciéndose pasar por los Dioses que en realidad no eran, que el Dios que los hechizó era el más poderoso, el Dios Mousé.

Haichmaku y Omtaicha se confiaron y fueron a matar a Mousé.
En el camino, un Dios los descubrió, y se fueron corriendo de regreso al Perú.
Todos los Dioses lo buscaban, así que, con su gran fuerza silvestre, creó la gran selva, y ahí se ocultó, convirtiéndose en una bestia naranja y negra, garras gigantescas y colmillos de dragón.
Se ocultó entre los árboles y echó a Polakur, pues él no lo podía convertir también.

Cuando los grandes Dioses llegaron al Perú, hicieron la sierra para esconderse ahí y atacar.

Cuando encontraron a Hacichmaku vagando por la selva, lo mataron y fueron directo a buscar a Omtacicha, a quien, al encontrar, lo volvieron un árbol más entre el montón.

Dado que toda la familia de Pakawa y Omteich estaba bendecida, todos sus hijos fallecidos acompañaron a la gran Diosa de la luna volviéndose seis lunas más.
Así quedaron las siete lunas en el mundo, el árbol más grande del perú (la Lupuna), y la gran bestia naranja y negra, que nació de las ramas del árbol de Omteich sin que los Dioses supieran, y ahora, su raza, llamada “Jaguares/otorongos”, gobiernan la selva del Perú y otros países, a los que se fueron a vivir para al fin, algún día, gobernar el mundo.





     


Salud

Pues está bastante simpático :).

Hasta luego 😉

Comment by    Jomra 06.28.09 @ 5:54

gracias =)

Comment by    MTT 07.04.09 @ 11:15